Saltar al contenido

Un viaje a Ushuaia en moto: día 6

Comandante Luis Piedrabuena (km 2419)

Nos preparamos un rico desayuno, engrasamos cadenas, consultamos el pronóstico del tiempo en Rio Gallegos, Rio Grande y Ushuaia como para ir preparándonos, luego cargamos las motos y salimos. En eso me llega un mensaje de Karina, una amiga a la que hacía mucho que no veía y se había enterado de mi viaje a través de mis posteos en facebook. Me comenta que está viviendo en Río Grande y que si paso por allí estaría bueno que nos viéramos. Recibo otro mensaje de otra gran amiga motera que vive en Río Gallegos: Alejandra Vulcan. Ella también venía siguiendo mis pasos día a día por facebook, ofreciéndome el apoyo que hiciera falta en caso de necesidad, dado su cono-cimiento de las rutas por estos lugares.

Libro Crónicas de Mi Primer Viaje En Moto - Amazon Kindle

La planificación de las distintas etapas de este viaje estaba a cargo de Rogelio. Este era su tercer intento de llegar hasta Ushuaia. En las dos ocasiones anteriores debió cancelarlos por distintos motivos que se dieron mientras viajaba. En uno de ellos debió dar la vuelta cuando ya estaba prácticamente por cruzar a la isla. Yo mentalmente me encontraba abierto a cualquier cosa que ocurra o persona que aparezca. No planeé encontrarme con nadie en particular. Pienso que los momentos, lugares y personas con las que me encuentre serán los que deban ser para mi experiencia personal. ¡Y no me equivoqué en absoluto!

Aún nos separaban 235 km de Río Gallegos, tramo que se hizo particularmente largo debido a que no hay ningún lugar intermedio para detenerse. Al llegar a Río Gallegos paramos en una YPF grande que hay en el centro a cargar combustible y almorzar.

En el sur, cada estación de servicios, y creo que ésta en particular, se transforma en un centro de peregrinos que van a o regresan de Ushuaia. Hasta vimos un motero santafecino que viajaba en ¡una moto Puma 2da serie! (Luego lo cruzaríamos nueva-mente en el Parque Tierra del Fuego)
A pesar de no haber podido avisarle con suficiente tiempo mi llegada, vino a darnos la bienvenida Alejandra a quien al fin tuve el placer de conocer en persona.
El plan original era quedarse a dormir en Río Gallegos, pero Alejandra nos sugirió que, dada la hora, la demora en el trámite de aduana y los km de ripio que nos esperaban en la isla antes de llegar a Río Grande, sería mejor pasar la noche en una localidad llamada San Gregorio, ya del lado chileno, apenas unos km antes del cruce de la balsa. Y, si teníamos tiempo, que visitáramos un lugar en la frontera llamado “Laguna Azul”.

Laguna Azul cerca de Río Gallegos antes de la frontera con Chile por RN 3
Laguna Azul cerca de Río Gallegos antes de la frontera con Chile por RN 3

Para el trámite de cruce de frontera demoramos una hora más o menos. Llegamos a San Gregorio (o Punta Delgada o Villa O´Higgins), una localidad que aparece como un caserío desviando un km de la ruta.
Apenas entramos al pueblo vimos un hotel y un almacén. Al lado del hotel un restaurante, con hospedaje. Hacía frío y la panza pedía algo “suculento” para cenar. Consultamos precio y nos pareció bien.
Eran habitaciones dobles con desayuno incluido. No era el lugar que nos había recomendado Alejandra pero estaba más cerca de la ruta. El lugar se llama “Rupe” y es utilizado para pernoctar por transportistas, además de ser parada de una línea de colectivos que une Punta Arenas con Río Gallegos. La cena fue vacío a la cacerola con papas hervidas. ¡Espectacular! La habitación muy amplia, limpia, calefaccionada y con una ducha enorme.

Libro "Crónicas de mi primer viaje en moto"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: