Saltar al contenido

¿Cómo preparar la moto para un viaje?

Un gran tema de conversación para cualquier motoviajero.

Voy a intentar hacer una cronología de los elementos que le fui incorporando a mi moto previo al viaje (y si me fueron de utilidad o no).

En octubre de 2012 compro mi moto (Yamaha Fazer 250) cero kilómetro. Le hice colocar un top case Givi de 45 lts. en la concesionaria. Obviamente esto incluyó la parrilla donde se colocó el soporte y la conexión de los cables para la luz de stop. También la saqué con alarma y luces bi-xenón.

Como prepare mi moto para viajar de Córdoba a Ushuaia - Yamaha Fazer 250
Cuando la compré

Para esa fecha compré también un casco rebatible Airoh, guantes urbanos Motorman, un par de alforjas Givi y una campera Motorman. Todos estos elementos aún los sigo usando.

Hasta ese momento no se me había dado por hacer un viaje “largo”. Tan solo pensaba en viajes por la provincia y en la comodidad de tener un lugar en la moto donde guardar dos cascos cuando parara a almorzar en algún parador serrano.

Lo siguiente fue el parabrisas. Me resulta muy molesto el viento de frente. Serán muy lindas las “naked” pero para andar en ruta es fundamental un parabrisas. Opté por el modelo de Pro Screen que viene para la Yamaha Fz 16. No es tan aparatoso y cubre perfectamente el pecho. Además me gusta como queda estéticamente. Lo compré en mercadolibre y lo instalé yo mismo.

Aquí hago un apartado para comentar como funciona en mí el proceso de compra de casi todos los elementos que he usado en la moto: lo primero que hay que considerar es que para mí el agregado de un accesorio a la moto es algo que disfruto desde el momento en que decido que dicho accesorio “es necesario”. Busco en internet qué marcas y modelos hay, que comentarios a favor y en contra tienen, cuánto cuesta, consulto con mis amigos moteros qué les parece a ellos, si lo han usado, qué datos tienen. Veo videos de youtube. Si me dá la plata para comprarlo o nó. Si veo algún motoviajero/a que lo utiliza le consulto qué resultado le ha dado ese accesorio. Por lo general este procedimiento me lleva entre uno y tres meses. Hasta ahora este método me ha dado muy buen resultado. Demorar un poco la compra -cuando no es algo urgente- evita la compra “compulsiva”, o sea que si persiste la necesidad en el tiempo es porque realmente es necesaria la compra.

El caballete central también fué una compra que hice sin dudar: es fundamental para hacer cualquier tarea de mantenimiento de la moto y debería formar parte del equipamiento que viene de fábrica. Lo compré en mercadolibre y con un poco de esfuerzo lo instalé yo mismo.

Para llevar cosas había comprado unas alforjas Givi que resultaron muy buenas –como todo lo que fabrica Givi-. Las compré en el mismo local donde compré el casco y los guantes. Hoy, con la experiencia vivida, me inclinaría por unas maletas rígidas mas que alforjas. Pero ese es un tema para otro post que haré mas adelante.

La carpa Doite para dos personas ya la tenía desde antes. Me faltaba el colchón inflable (me gusta dormir cómodo aunque sea en carpa), ví que venía un inflador de colchones de 12v y lo compré y también agregué la toma de 12 voltios en el manillar.

Cuando ví el espacio que ocupaban la carpa, el colchón inflable y la bolsa de dormir, mas la marmita y el calentador me pareció que el top-case y las alforjas no iban a alcanzar y para no llevarlas sueltas compré un bolso Ridercraft para poner sobre el asiento. Cuando nunca viajaste pareciera que todo espacio es poco… Después te vas dando cuenta de la cantidad de cosas que llevas al vicio… pero eso ya depende de la experiencia de cada uno.

Luego me pareció que sería práctico un bolso sobre el tanque y compré uno marca Ridercraft también.

A pesar de estar afelpado la parte inferior del bolso, la tierra que se va juntando debajo raya mucho la pintura. Tenía por ahí un descarte de un ploteo de auto color negro, se lo apliqué al tanque de nafta y quedó bastante bien y con eso quedó protegida la pintura del tanque.

Lo mismo me pasó con las alforjas cuando las “presenté” colocadas. Quedaban muy cerca de la rueda y muy sueltas. Como se apoyaban contra las cachas que están al lado del asiento rayaban la pintura por lo tanto… hice hacer un soporte para las alforjas, cosa que no estaba previsto al momento de comprarlas (inexperiencia). Por suerte encontré un señor al que le encargué el tema y me hizo un par de soportes muy prolijos y a medida. Tan a medida que copió la forma del contorno de las alforjas. Muy buen trabajo como podrán apreciar en las fotos.

Hasta aquí todo muy lindo pero todo era pura teoría ya que no había probado nada de lo que había comprado e instalado hasta ese momento. Llegaría febrero de 2015 y la propuesta de un amigo motero que venía de visita a Traslasierra desde San Juan en moto con carpa para que compartiéramos un par de días en camping.

Me pareció perfecto para probar todo y hacerlo acompañado de gente con experiencia.

Armé todo lo que tenía. Acomodé las cosas como me pareció mejor y allá fui un sábado a ver qué era eso de viajar con la moto cargada.

¡En la madrugada del domingo cayó un diluvio en el camping! ¡La peor lluvia en Córdoba en años! Una buena prueba para el equipo. Como conclusión puedo comentar lo siguiente:

  • Es fantástico el intercambio de información e ideas con otros colegas “in situ”.
  • La carpa soportó perfectamente la lluvia.
  • Las alforjas Givi son excelentes.
  • La moto se cayó por no tener suplementada la pata: se hundió al formarse barro. Un elemento que no había previsto.
  • El bolso sobre el tanque tiene lleva una parte que está unida con “abrojo” a la base. Viajando con viento esa parte casi que se sale por lo que luego le agregué mas “abrojo” para que quede bien sujeta.
  • La moto con alforjas pierde unos 10 km/h de velocidad y consume un poco mas de combustible.

Al poco tiempo de ese viaje se me quemó la luz bi-xenón así que haciendo análisis de las opciones que había en ese momento opté por cambiar el xenón por LED. Cuando te acostumbras a tener buenas luces no querés volver más a las lámparas halógenas normales.

Los vatios de consumo que se ahorran por este tipo de lámparas comparadas con las halógenas me permitieron agregar una serie de accesorios sin necesidad de sobrecargar el sistema eléctrico de la moto. Me dí cuenta de eso después, a medida que iba agregando cosas a la moto, y cada una de ellas con su consumo particular.
(Si querés saber más sobre ventajas del uso de LED en la moto haz clic aquí).

A mediados del 2015 me uní (a través de un amigo en común) a un grupo de moteros que estaban organizando un viaje a Ushuaia para comienzos del año siguiente (2016) por lo que al haber una fecha fijada hubo que apurar el ritmo de cambios en la moto.

Le agregué un suplemento para la pata de la moto (“ampliación muleta universal”), en esa fecha no había mucha variedad. Compré las que fabrican en Motoperímetro (www.motoperimetro.com). Lo instalé yo sin problemas.

Me preocupaban mucho los kilómetros de ripio que había que recorrer (en ese entonces, ahora ya no) en la isla de Tierra del Fuego. Jamás viajo fuera de asfalto y la verdad, es que le tenía miedo al ripio. Con el tiempo aprendí a tenerle respeto, no miedo. Pero en ese momento era un “cuco”. Decidí cambiarle las cubiertas por unas Metzeler Sahara 3 con tacos que resultaron fantásticas. Debí suplementar el guardabarro delantero unos 3 cms para que entrara bien. En la trasera no tuve problemas. (El detalle del cambio de cubiertas de asfalto por cubiertas con tacos en la Yamaha Fazer lo comento aquí).

Agustín (@insumotos), quien me había vendido las cubiertas, me comentó que un amigo suyo vendía unos puños calefaccionados marca Oxford usados que, según él (y lo verificaría yo luego) son excelentes. Los compré y hasta el día de hoy han sido una de las mejores compras que le he hecho a la moto. ¡Son fantásticos!  El paso del cableado por debajo del tanque de nafta lo encargué cuando hice un service en la concesionaria. (Aún no he aprendido a sacar el tanque de nafta de la moto). El resto de la instalación la hice yo mismo incluyendo el cambio de puños. (Mi experiencia con los puños calefaccionados la comento aquí).

Después del ripio, lo que me preocupaba era el frío. Ya tenía los puños calefaccionados. Investigué un poco y me parecieron muy interesantes los chalecos térmicos. Compré uno marca Sraggio (www.sraggioweb.com.ar) que me sorprendió por la calidad de los materiales utilizados y terminación. (Mi experiencia de uso de este chaleco la comento aquí). Óptima la combinación con los puños térmicos como solución para el frío.

Otro tema relacionado con el ripio… la posibilidad (remota) de que una piedra dañara la parte de abajo del motor. Decidí incorporarle un chapón protector de carter. Busqué en internet y para la Fazer 250 no viene nada de eso (o al menos no venía). Así que compré uno para Yamaha XTZ 250 y llevé la moto a un taller de caños de escape que también me lo había recomendado Agustín, que hizo un trabajo excelente creando de la nada una defensa que integraba el chapón y quedaba bastante bien. Le dio un aspecto bien “guerrero” a mi moto. Con el uso llegué a la conclusión que no es necesario ese elemento. En la parte baja de la moto no hay nada que se pueda romper con una piedra.

Ya que le hice hacer la defensa incluí un soporte para un par de faros auxiliares a cada lado del motor.

Y al fin el último accesorio incorporado antes de viajar: un voltímetro. También sugerencia de Agustín (https://www.facebook.com/insumotos.cba). Es un elemento bastante económico y muy útil cuando se han agregado tantos elementos que consumen electricidad. Me ha servido también para verificar la carga de la batería cuando pasan muchos días sin usar la moto.

Con esto ya quedó lista mi moto para viajar a Ushuaia.

Yamaha Fazer 250 lista para viajar
Yamaha Fazer 250 lista para viajar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.